Guantes con polvo o sin polvo - Guantes de Vinilo, Latex y Nitrilo - Bolsas de Autocierre


/ / / /
CV Protection

¿Guantes con polvo o sin polvo?

A la hora de elegir el guante más adecuado para nuestra profesión y necesidades particulares, como estáis viendo en anteriores artículos, hay múltiples factores a tener en cuenta para seleccionar un tipo de guante, y uno de ellos es relativo al calzado del guante: ¿con polvo o sin polvo?

En primer lugar,  debemos explicar en qué consiste cada uno de estos tratamientos para el calzado de guantes:

Los guantes con la superficie interna empolvada (látex Aachen, vinilo Aachen) llevan un polvo de fécula de maíz. Este polvo es bioabsorbible, por lo que (salvo en alérgicos al maíz) no se han de producir reacciones adversas al contacto con la piel.

Imagen mano con guante desechableNo obstante, en la batalla de precios que estamos viviendo actualmente, algunos fabricantes optan por utilizar talco, para abaratar los costes de producción. Este polvo, al estar compuesto de silicato de magnesio, puede resultar nocivo para el ser humano. A pesar de no estar prohibido, la Norma EN 455-3 no permite su uso como agente calzador.

Los guantes sin polvo, tienen un tratamiento especial en la superficie interna del guante, los más habituales son el tratamiento copolímero y el clorinado. Facilitan el calzado y reducen la exposición directa de la piel al material del guante. La principal consecuencia, es que no “manchan” la piel, algo que muchos usuarios valoran frente al polvo.

¿Por qué, entonces, el guante con polvo o sin polvo?

La elección se debe basar fundamentalmente en las condiciones físicas de los usuarios. Los guantes con polvo, se recomiendan para personas con alta sudoración en las manos, para mejorar el calzado y evitar la irritación durante el uso. También se recomienda a personas que, aún no teniendo una sudoración excesiva de manera natural, el uso frecuente de guantes provoca que las manos se humedezcan ligeramente por falta de transpiración. Intercalar el uso de guantes con polvo puede agilizar el calzado.

En los casos de manos secas o con baja tendencia a la irritación cutánea se recomienda el uso de guantes sin polvo, ya que así se reduce la exposición innecesaria de la piel a otros agentes.

En cualquier caso, es importante controlar los procesos de fabricación, para que la cantidad de polvo sea la justa y los tratamientos interiores estén correctamente realizados. Asimismo, es conveniente lavarse las manos antes y después del uso de cualquiera de los dos tipos de guantes, ya que la falta de higiene afecta a la transpiración, y en consecuencia, al riesgo de padecer dermatitis por contacto.

 
Comentarios

No hay comentarios todavía

Dejar un comentario

Protected by WP Anti Spam

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información sobre política de cookies. CERRAR